domingo, 22 de abril de 2012

Las cosas por su nombre


Debo agradecer a Saúl Mira Cabrera, autor del artículo sobre "storytelling" en el blog "El oficio de sociólogo", porque con su nota me ha motivado a escribir esta. Lo que comenzó siendo un comentario en su blog creció lo suficiente como para que me decidiera a publicarlo como un artículo aparte. ¿Qué fue lo que me motivó a responderle?. Saúl comienza diciendo:
La técnica de investigación storytelling, parte de la idea de reconstruir parte de la realidad social a partir de una descripción elaborada por el sujeto de análisis. Este tipo de técnica de la narración suele aplicarse en diferentes estudios que traten sobre la identidad nacional...
Y más adelante agrega:
En la actualidad, ésta técnica se está desarrollando con mucha fuerza en investigación de mercados, emergiendo junto a ella una nueva técnica de investígación la netnografía, para estudiar los diferentes comentarios o aportaciones de los usuarios, en los diferentes espacios virtuales.

Es interesante ver cómo en el trabajo "aplicado" (1), o a demanda para un cliente, se van "inventando" técnicas como se producen nuevos productos comerciales. Es comprensible que en nuestra actividad como consultores desarrollemos técnicas especiales o usos específicos de algunas técnicas y les pongamos un nombre comercial. pero creo que sería sano que no confundamos esos productos comerciales con verdaderas técnicas de investigación así como que no confundamos técnicas con métodos, disciplinas o prácticas sociales.
Storytelling significa "contar historias". Eso es una práctica social. Tradicionalmente se le identifica con la función narrativa del lenguaje y puede asumir MUCHAS formas (anécdota, relato, mito, historia de vida, chiste, historia, etc.). Luego storytelling no es una técnica de investigación. La técnica puede ser el análisis narrativo, el análisis de discurso, el análisis de contenido, el análisis semiótico, etc. etc. cada uno de los cuales tiene muchas variantes.
En el mercado de la consultoría puede haberse puesto de moda ofrecer "storytelling" como un producto ("analizamos los relatos de sus clientes") pero nosotros mismos no debemos confundirnos.
Otro tanto ocurre con la netnografía, vocablo que designa la etnografía en la red, algo que inicialmente se llamó "etnografía virtual" o también cyberantropología. La netnografía, en tanto es etnografía no es una técnica ni un método. Es una disciplina que apela a variadas técnicas de registro de información y producción de datos primarios a partir de un trabajo de campo relativamente prolongado y poco estructurado. Se vale de técnicas como la observación con distintos grados de participación, la entrevista con distintos grados de profundidad y de estructuración, y se vale de instrumentos de registro como la fotografía, el video, la libreta de campo, el mapeo, la recolección de distinto tipo de documentos y/o de "ejemplares" (objetos). Y todo ello puede ser analógico o digital. Por ende netnografía no es ninguna técnica específica.
Un consultor pueda incluirla entre la lista de productos que ofrece a sus clientes porque momentáneamente es valorada en el mercado. Pero una lista como "netnografía, storytelling, grupos focales, consumer insights" sólo es homogénea en tanto cada uno de esos términos designa un producto comercial del consultor. Desde el punto de vista metodológico, en cambio, son cosas absolutamente incomparables (una disciplina, una práctica social, una técnica de relevamiento de información y un producto final del análisis).

NOTAS:
(1) Las comillas aquí se deben a que no comparto plenamente el término "ciencia aplicada" o "antropología aplicada", aunque es de uso común. Pero no es esta la oportunidad para explayarme sobre este punto.