jueves, 22 de noviembre de 2012

Video homenaje a Virginia Ceirano

El jueves 15 de Noviembre en el marco de las VIII Jornadas de Investigación, Docencia y Extensión, que organiza la Facultad de Trabajo Social (FTS) de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), tuvo lugar un homenaje a nuestra colega, amiga y compañera Virginia Nélida Ceirano, fallecida el pasado 16 de enero. Virginia fue primero mi profesora de Orientaciones en la Teoría Antropológica, en la carrera de Antropología, en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo. Años más tarde me invitó a participar de su equipo de investigación y así se convirtió en mi directora. Pero con el paso del tiempo también llegó a ser mi amiga. De esos docentes y de esos amigos que te marcan para toda la vida de modo que no sos el mismo que hubieras sido de no haberlos conocido.

Los que trabajábamos con ella en el Núcleo de Estudios Socioculturales (NES) o en la cátedra de Antropología social I, autoridades de la FTS y familiares preparamos entre todos un video para exhibirlo como parte del homenaje en las Jornadas. Fue proyectado tras las palabras de apertura a cargo de la Decana de la FTS, Mg. Verónica Elba Cruz, la Directora del Centro de Estudios en Trabajo Social y Sociedad, Dra. Margarita Rozas Pagaza, la Prosecretaria Académica de la FTS, Lic. Claudia Valentina Lugano y el Presidente de la UNLP, arq. Fernando Tauber. Todos ellos evocaron recuerdos gratos sobre Virginia. Estuvieron presentes su madre, una de sus hijas y otros familiares ya amigos.

Hicimos el video con fotos de diferentes momentos de la vida de Virginia, un fragmento de una entrevista que le realicé en el marco de mi trabajo como becario de Formación Superior de la UNLP, siendo ella mi co-directora, un fragmento de video que envió su otra hija, que no pudo concurrir al homenaje y audios donde algunos compañeros expresaron en nombre de todos lo que Virginia representa para nosotros.

En esta ocasión comparto con Uds. una versión un poco más extendida de ese video, que acordamos hacer pública. Quienes conocieron a Virginia podrán disfrutarlo sumando sus propios recuerdos. Quienes no tuvieron esa suerte encontrarán aquí una semblanza de 14 minutos de nuestros propios recuerdos. Pero lo más importante que dejó Virginia vive en cada uno de los que la conocimos.