viernes, 27 de noviembre de 2015

Estadísticas de “violencia de género”. ¿Método científico o método McDonald´s?


La temática de fondo de este artículo es el uso de las estadísticas en la construcción de los problemas sociales. En esta ocasión lo que lo motiva es la lectura de la nota “El duro camino de las mujeres en su lucha contra la violencia de género” que publica El Heraldo, de Colombia. Otro hermoso ejemplo de cómo los datos descontextualizados no dicen nada, o peor, pueden decir cualquier cosa que uno quiera hacerles decir. 

Según esta nota “En lo que va de 2015, 32 mujeres han sido asesinadas en Barranquilla. Más de 1.600 mujeres fueron asesinadas en 2014 en América Latina”. Los datos son proporcionados por El Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe de la Cepal. 

Como es habitual en este tipo de artículos (me refiero a los que denuncian la violencia contra las mujeres) no se proporciona ningún dato acerca de cuantos hombres fueron asesinados en el mismo país en el mismo período y tampoco se proporciona al lector la referencia a la fuente donde pueden ser consultados los datos en bruto. 

Sin duda 1600 asesinatos de mujeres es una cifra impactante. Un solo asesinato es una cifra impactante, dado el valor intrínseco de la vida humana. 

¿Las vidas de las mujeres valen más que las de los hombres? Algunos(as) creen que sí, pero pocos se animan a decirlo abiertamente, aunque siempre está insinuado en la preocupación EXCLUSIVA por la violencia en contra de las mujeres. 

Pero ¿qué pasa si contextualizamos los datos? Acabo de buscarlo expresamente. ¿Qué información es relevante para dimensionar la importancia del fenómeno que comenta el artículo? La cantidad de homicidios TOTALES de colombianos discriminados por sexo de la víctima. Eso busqué y encontré por sexo y edad. Abajo les dejo el cuadro completo y la referencia de la fuente para quien desee consultarla.

Los datos completos del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia indican que en 2013 en Colombia hubo 1.163 asesinatos de mujeres y 13.119 asesinatos de hombres por toda causa. No se me cayó ninguna cifra. Es como lo ven: poco más de un millar de mujeres contra más de diez mil hombres. La tasa por 100.000 habitantes es de 4,87 entre las mujeres y de 56.39 entre los hombres. ¿Todavía quieren seguir poniendo a las mujeres como víctimas preferenciales? 

Para ampliar hacer click sobre la imagen

Me van a decir que eso es por causas totales y que el artículo que comento habla de violencia DE GÉNERO. Es verdad. Aún así eso no justifica que se denuncie exclusivamente la violencia “contra las mujeres”. Esa postura me parece moralmente indefendible.

A las(los) feministas les puede interesar el siguiente dato: en 2013 en Colombia sobre 4305 casos en los que se tiene información del agresor, hubo 89 casos de mujeres asesinadas por su pareja o ex-pareja, contra 10 casos de hombres asesinados por su pareja o ex-pareja. Este es el dato comparativo que deberían proporcionar quienes están en contra de la violencia contra las mujeres. Esta es la ÚNICA categoría de asesinatos en los que las mujeres son la víctima predominante. En TODAS las demás categorías los hombres son la víctima preferencial, por lejos. Esto surge del examen de la siguiente tabla.


Para ampliar hacer click sobre la imagen

Las definiciones existentes de “femicidio” son diversas y extremadamente ambiguas, pues aluden en forma despareja y combinada al tipo de relación previa existente entre el asesino y la víctima (pareja, familiar, desconocido), a la misoginia o a móviles subjetivos que no son exclusivos del asesinato de mujeres (odio, placer, desprecio) y otros tan imposibles de verificar como “por el sólo hecho de ser mujer”. 

Si nos basamos sólo en el tipo de relación que el asesino tenía con la víctima y no nos quedamos exclusivamente con la relación de pareja o ex-pareja, nuevamente las mujeres no son las principales víctimas. Sumando parejas + familiares + amigos + conocidos tenemos 150 asesinatos de mujeres contra 430 asesinatos de hombres en Colombia en 2013. Y el total de 4305 casos se reparte entre 418 mujeres contra 3884 hombres. 

El efecto que se consigue ofreciendo SOLAMENTE cifras sobre las mujeres sin su correspondiente referencia comparativa de cómo el mismo fenómeno afecta a los hombres es el mismo que da por ej. McDonald´s cuando te muestra un afiche gigante de una hamburguesa sin ninguna referencia comparativa de su tamaño real, como por ej. una botella de gaseosa de un volumen conocido. Sin dicha referencia un afiche gigante da la falsa impresión de una hamburguesa gigante. Y cuando la vas a comprar y la ves en contexto decís “¿Esta cosita es la hamburguesa del afiche?”. Eso es manipulación, tanto si lo hace McDonald´s como si lo hace una ONG con fines supuestamente loables. Siempre hay gente que “compra” el afiche. Pero eso funciona mientras no vaya a comer la hamburguesa. 

Con esta estrategia desinformativa manipuladora no se le hace un bien a la causa que estás tratando de defender, porque le resta credibilidad y legitimidad. Cuando estas fallas metodológicas ocurren en un paper, ponencia u otro tipo de trabajo pretendidamente científico (no es el caso de El Heraldo, obviamente, pero sí de la CEPAL), además le resta rigor, validez y seriedad al trabajo y a sus autores(as). Estas reflexiones valen no sólo para el tema de la violencia de género sino para cualquier temática en la que se pretende que existe un trato desigual hacia un sector social por cualquier característica. 

No sigas el método McDonald´s.
 

Bibliografía citada

De la hoz Bohórquez, Germán Alberto. Comportamiento del homicidio, Colombia 2013.